Recapitulación

El trabajo presentado en esta ocasión, está en construcción y, por tanto, inconcluso pero se irá completando. Procede de fragmentos e ideas dispersos, algunos separados entre sí, en el tiempo, por no menos de veinte años. Pronto se añadirá una versión en francés y otra en inglés de cuanto ahora se presenta en castellano. De otra parte, de la página anterior www.cromlechpyrene.com ya desmontada, se van elegir los grupos considerados de mayor interés y más representativos para dejar una copia en PDF en la pestaña de ‘Documentación’.

La idea inicial: “Todos los cromlechs pirenaicos representan estrellas siempre”, nació, se desarrolló y presentó, en el primer trabajo: Del crónlech pirenaico (Descodificación astronómica de una religión olvidada). Siguiendo aquella idea y estudiados, todos los grupos de cromlechs del Pirineo cuyo estado actual de conservación lo permite, la conclusión originaria se convirtió en axioma.

Partiendo de esta conclusión inicial, se ha realizado un estudio multidisciplinar, en el que complementando a la arqueología, se han tenido en cuenta las disciplinas presentadas en la barra superior del comunicado:


Todas ellas, se han contemplado desde el punto de vista de la época que vio nacer al cromlech, aunque se ha tenido en cuenta su desarrollo, a partir de la creación de aquél hasta su olvido a partir de la cristianización. En el curso del estudio, la arqueología y las cuatro disciplinas adicionales, se han ido fusionando entre sí y con materias más o menos adscritas a una y otras, mostrando, en ocasiones, con indiscutible claridad y solvencia, relaciones insospechadas entre ellas que han esclarecido: el significado del cromlech pirenaico; el de la religión que lo inspiró; las lenguas vigentes durante el período de máximo esplendor y de decadencia del cromlech, descubriendo las amplias posibilidades que tiene la continuación del estudio. Los modestísimos cromlechs pirenaicos, sin el boato y grandeza construcciones de otras culturas, tienen un alto grado de valor intelectual y espiritual. Diría que, el cromlech y el Camino de las Estrellas, fueron el arranque de las religiones o de la ciencia, basadas en el conocimiento, cuya punta de lanza actual, surca el espacio en naves cuya sola arma son los telescopios. El único deseo de quienes los envían es: saber un poco más.

Esperemos que a algunos responsables de universidades del norte peninsular y a sus recientes li-cenciados, se les ocurra recorrer las montañas que les rodean y mirar con ojos nuevos abajo y arriba. Seguro que terminan formando equipos para ver mejor todos juntos. Ese es mi deseo.

Veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario